Por Howard Richards

Algunos de nosotros pensamos que 2008 fue una oportunidad perdida. La humanidad tuvo la oportunidad de cambiar de rumbo para salvarse a sí misma y a la biósfera. Lo echamos a perder. ¿Podría ser el 2019 una segunda oportunidad?

La razón por la que 2008, en lugar de otro año reciente, se destaca como una oportunidad de cambio es que hacia finales de ese año los inversores estaban perdiendo dinero. Las razones básicas por las que las nuevas economías y las nuevas estructuras sociales son necesarias y no meramente opcionales han sido las mismas durante mucho tiempo. Estas son:

  1. El trabajo humano se está volviendo obsoleto como factor de producción.
  2. La naturaleza está muriendo y los humanos la están matando (junto con ellos mismos).
  3. Las bien conocidas viejas alternativas al capitalismo no han funcionado.

El sufrimiento de la humanidad es una constante en la historia reciente. Según las cifras de la Oficina Internacional del Trabajo, a escala mundial, menos de la mitad de los trabajadores tienen fuentes de ingresos fiables. Incluso entre la minoría que trabaja constantemente, la vida tiende a ser dura e insegura. Los ejemplos dramáticos recientes han sido la gente de mar que intenta desesperadamente entrar en Europa (donde el desempleo es crónicamente alto); y los inmigrantes económicos que cruzan México a pie tratando desesperadamente de entrar en los Estados Unidos (donde la actual tasa de desempleo real no es el falso 4,7% oficial, sino el 21,5%).

La agonía de la naturaleza ha ido empeorando año tras año, no sólo en 2008. Por ejemplo, se estima que la agricultura actual basada en plaguicidas ha acabado con 73.000 especies de insectos. Desde 2006, las poblaciones de abejas melíferas han disminuido en un 40% en los Estados Unidos, y así sucesivamente.

Lo que hizo diferente al 2008 es que los inversionistas perdieron dinero. Cantidades de él. Eso hizo de la crisis actual de la humanidad y de la Tierra una crisis sistémica. Los medios de comunicación dijeron que era una crisis. No fue sólo que la élite del poder se encontró repentinamente al borde de un abismo mirando hacia la aniquilación. Es que el motor que movía la economía se había apoderado de ella. Se detuvo y amenazó con detener todo lo demás.

En 2008 lo arruinamos. 2008 fue un año para reconocer lo absurdo, así como la crueldad, de un sistema que requiere que cada adulto encuentre un comprador que encuentre rentable comprar su fuerza de trabajo (o compradores de sus bienes y servicios, en los casos de autoempleo) para establecer su derecho a nacer. ¿Quién está a cargo aquí? ¿La gente está al servicio de la economía, o la economía está al servicio de la gente? La respuesta es obvia y absurda. Y cruel.

En 2008 tuvimos la oportunidad de hacer algo sobre el insaciable apetito de beneficio de la bestia que nos gobierna. Pero nosotros (o al menos aquellos de nosotros que tomamos las decisiones clave) creímos a los economistas que dan a ese apetito insaciable el nombre de “crecimiento”. Nos dijeron que la única manera de crear una porción más grande del pastel para todos era aumentar el tamaño del pastel. Nos dijeron que volver al camino del crecimiento constante sería nuestra salvación. Crearía empleo. Ampliaría la base impositiva y, de esa manera, financiaría los servicios gubernamentales para los pobres.

El único camino hacia el crecimiento, nos dijeron, era rentabilizar de nuevo la inversión. Había que restablecer la confianza de los inversores. Los inversores tenían que estar convencidos de que podían convertir dinero en más dinero reanudando los actos permisivos que habían detenido.

Algunos de nosotros no creímos a los economistas ortodoxos. Pero no teníamos otra opción. Su lógica era la sabiduría convencional. Se salieron con la suya fingiendo ser ciencia. Así que la deuda privada se convirtió en deuda pública. El estado de bienestar -en el mejor de los casos en un proceso de retirada ordenada- fue diezmado. Grandes cantidades de dinero fueron creadas por decreto, esencialmente impreso. Se proporcionaron en condiciones de interés casi nulo a miembros seleccionados de la especie humana. Se decía que los beneficiarios seleccionados de la generosidad del gobierno y de la restricción salarial y todo lo demás eran las únicas personas que podían poner en marcha la vieja máquina de pan que se había roto y hacerla funcionar de nuevo. Sólo ellos podían crear empleo.

Los usuarios de la asistencia social fueron humillados. Los banqueros estaban subvencionados. Los ejecutivos corporativos también fueron subsidiados. Muchos ejecutivos aprovecharon la oportunidad de pedir prestado toneladas de dinero a nombre de la corporación, y luego ordenar a la entidad corporativa que compre sus propias acciones. Esto aumentó el precio de las acciones. Se incrementó el número de acciones en autocartera en poder de la propia sociedad. Disminuyó el número de acciones en poder del público. Presto, las ganancias por acción subieron (las acciones propias no se contabilizan cuando se calcula el beneficio por acción). Por lo tanto, según los términos de sus paquetes de remuneración, los ejecutivos tenían derecho a una bonificación. Otra consecuencia, y aún más desastrosa, de mover el cielo y la tierra para volver a crecer, fue la creación de economías aún más grandes e incompatibles con las leyes básicas de la biología, la química y la física (una economía “más grande” es aquella con un PIB más alto, lo que significa que en un territorio dado en un año determinado se compran y venden más productos nuevos; se comercializan más relaciones humanas, más cosas están bajo el árbol de Navidad, más coches están en la carretera, más naturaleza -incluyendo semillas híbridas y agua privatizada- se mercantiliza).

La idea básica era y es que el mundo funciona con beneficios. Sin beneficio no funciona. Cuando el sistema económico se rompe, tiene que ser reparado engrasando sus ruedas con beneficios. Se piensa que reemplazar el sistema por otro es imposible -por la tercera razón por la que se necesitan nuevas economías que he mencionado anteriormente. Es decir, porque las conocidas viejas alternativas al capitalismo no han funcionado.

Uno podría estar tentado a decir, junto con Margaret Thatcher, que no hay alternativa; que, si hay otro colapso en 2019, tendrá que haber más rescates de bancos a expensas públicas, más austeridad, y más incentivos monetarios diseñados para motivar a los ricos a crear empleos. Uno podría estar tentado a decir todas estas cosas, PERO si uno reflexiona que además de ser injusto e inestable, el sistema es también (como se señaló anteriormente) insostenible, entonces continuar y continuar con más de lo mismo no es sólo un sufrimiento interminable para la mayoría. Es imposible.

Desde este punto de vista, es un consuelo reconsiderar el año 2008 como un año que podría haber sido. Podría haber resultado de otra manera. Como muchos economistas heterodoxos instaron en su momento, 2008 fue una oportunidad histórica para probar las nuevas ideas que habían estado probando en teoría, a la espera de que una crisis como ésta les brindara la oportunidad de ponerlas a prueba en la práctica. En 2008, pensadores creativos y profesionales innovadores ya habían aprendido del pasado y proyectado futuros alternativos. El gulag de nuevo, o la socialdemocracia que floreció después de la Segunda Guerra Mundial pero que luego se desvaneció, no eran las únicas alternativas a la intervención del gobierno en la economía con el propósito de enriquecer a los ricos – creyendo (con más o menos sinceridad, y con más o menos pereza mental) que el gobierno actuando como Robin Hood a la inversa, robando a los pobres para dárselo a los ricos, era la única solución posible al problema.

El 2008 fue una oportunidad histórica para que los propios ricos se despertaran, junto con todos los demás. Despertar y darse cuenta de que las consecuencias inevitables del sistema ahora dominante -violencia, desigualdad, miseria y un planeta inhabitable-  son consecuencias que nadie quiera o desee. No hay un solo ser humano, ni siquiera el más rico, cuyos intereses sean atendidos por un sistema impulsado por el diseño de formas cada vez más complicadas de convertir el dinero en más dinero.

Lo mejor que se puede decir del sistema dominante existente es que las alternativas son peores. Pero ciertamente, la socialdemocracia fue mejor mientras duró. Y ciertamente, el número de alternativas que no han sido probadas es muy grande. De hecho, en principio, el número de alternativas no probadas es infinito. Y hay muchas alternativas que se han probado. Cientos de alternativas poco conocidas han tenido éxito a pequeña o mediana escala. Los ejemplos van desde economía solidaria en España, a Ithaca Hours en el Estado de Nueva York, a los LETS en Australia, a la banca pública local en China, en Rosario (Argentina) y en Dakota del Norte, a las clínicas oftalmológicas de Aravind en la India, a los monasterios en Francia y en todo el mundo, a la propiedad pública de la riqueza mineral en Noruega y Botswana y en muchos otros lugares, a la agricultura cooperativa sostenible de arroz en Bali. Podrían ampliarse las mejores prácticas que han dado buenos resultados.

Asumiendo que el año 2019 podría brindar a la humanidad otra oportunidad para cambiar de rumbo y salvarse a sí misma y a la biósfera, permítanme expresar aquí algunas de mis muchas opiniones sobre cómo hacerlo.

Para resolver el problema básico, necesitamos redefinir la idea básica. El problema no es cómo endulzar el trato para que los grandes inversores se interesen en producir nuestro pan de cada día y nos den un trabajo para hornearlo. La nueva idea básica es construir un mosaico global de economías democráticas conscientes de la ecología, economías solidarias y economías populares.

Pero… Lo que acabo de decir es básicamente cierto, pero mientras el mundo esté dominado por la necesidad de acumulación de capital, como lo está ahora, una gran parte del problema, por el momento, sigue siendo cómo atraer inversiones. El reto es atraer a inversores que sean socios con conciencia. Necesitan un beneficio suficiente para cubrir los costes de producción, incluido el coste del capital y lo que Alfred Marshall denominó beneficio normal (“el precio de suministro de las empresas”, es decir, lo que cuesta hacer que valga la pena para el empresario). Dado lo que necesitan, pueden y a menudo lo harán, alinearse con otros sectores para promover juntos el bien común. Gavin Andersson llama a esto “organización sin límites”.

Al mismo tiempo que los banqueros, los inversores y los propios capitalistas se convierten día a día en socios más éticos del gobierno y de la sociedad civil (en parte porque también son seres humanos y, en sus corazones, quieren ser buenos; y en parte porque las manzanas podridas entre ellos son cada vez más rechazadas por el resto de la sociedad) las clases medias y bajas avanzan recuperando el control de sus vidas.

Construir la economía de la gente significa más cooperativas, más formas diversas de propiedad privada, comunitaria y pública como aquellas que los legisladores europeos han estado -muy ocupados- autorizando durante la última década: más organizaciones sin fines de lucro, más organizaciones benéficas abastecidas, más empresas propiedad de los empleados, más trabajadores en los consejos de administración, más mini-empresas y pequeñas empresas, más profesionales independientes, más voluntarios, más huertos familiares, más huertos comunitarios, más barrios y territorios con sus propios espectáculos locales, más hospitales gestionados por profesionales de la salud, más medios de comunicación propiedad de periodistas en ejercicio. Se hace una idea.

Pero recuerde también que, especialmente a medida que los robots se hacen cargo de la producción, debe haber medios de vida más dignos para más personas que no dependen de ningún negocio en absoluto, ni siquiera de una cooperativa propiedad de los trabajadores. Un número creciente de trabajadores están caminando por las calles desempleados porque no hay mercado para los productos que harían si estuvieran empleados.

Guy Standing tiene razón cuando dice que la clave para financiar un ingreso básico universal es la captación de rentas económicas. Trasladar el dinero de donde no se necesita a donde se necesita. Un “alquiler” es un ingreso inesperado que va más allá del coste de producción. Es un superávit más allá de lo que se necesita para que las ruedas de la empresa giren (mi opinión, sin embargo, es que un ingreso básico universal se logra mejor mediante la financiación privada y pública de múltiples actividades que tienen valor humano y ecológico como deportes, música, reforestación, limpieza del plástico en el océano, arte, filosofía, investigación, aprendizaje a lo largo de toda la vida, etc. Financiar actividades es una manera de dar a todos dignidad y disciplina, no sólo dinero). Ellen Brown también tiene razón cuando dice que otra manera de financiar la eliminación de la exclusión económica es quitarles todo o parte del poder para crear dinero a los banqueros privados. Poner la creación de dinero en manos de instituciones públicas o semipúblicas que utilizarán los ingresos para financiar un ingreso básico universal. Thomas Piketty tiene razón al abogar por los impuestos de sucesión y la represión de los paraísos fiscales.

Hacer realidad los derechos sociales humanos (como el empleo decente, las pensiones, la asistencia sanitaria…) en lugar de promesas incumplidas requiere un doble enfoque. Uno: todos nosotros, no sólo el gobierno, somos responsables de lograr el cumplimiento de los derechos humanos. Dos: el gobierno debe dejar de ser lo que Joseph Schumpeter llamó un estado fiscal. Debe tener múltiples fuentes de ingresos, no sólo una, empezando por sumar los ingresos provenientes de las rentas de los recursos naturales y continuando con los ingresos de la banca y la creación de dinero. Consecuencia directa: el gobierno tiene menos que hacer y más con qué hacerlo. El tiempo de espera para someterse a una operación de hernia en un hospital público disminuye de un año o más a un mes o menos.

Traducido del inglés por María Cristina Sánchez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.