Turquía-Israel: Una relación totalmente sentimental

0
136
(Imagen de Carlos Latuff)

Las relaciones entre Turquía e Israel en los últimos quince años han pasado por diferentes etapas. Aunque parece que el gobierno turco compuesto por el Partido de Desarrollo y Justicia (AKP) es casi el único gobierno entre los países árabes y/o musulmanes que levanta la voz, entre bastidores las cosas no son exactamente lo que parecen.

Iniciar la carrera

En 2004, durante su visita a los Estados Unidos, el actual Presidente de la República de Turquía recibió el premio Perfiles de Coraje del Comité Judío Americano, un organismo fundado en 1906 para defender los derechos de todos los judíos del mundo. El 28 de marzo del mismo año, el Partido para el Desarrollo y la Justicia (AKP) ganó las elecciones locales por primera vez, llevándose la mayoría de los municipios del país con el 41% de los votos. Acababa de cumplir dos años y habían pasado dos años desde que llegó al poder después de la coalición de centro-izquierda gobernada por el ex primer ministro Bulent Ecevit.

2004 fue también el año del accidente ferroviario de Pamukova. El primer gran intento de construir una línea de alta velocidad en Turquía el día de su inauguración causó la muerte de 41 personas. El comité científico creado tras el accidente llamó la atención sobre el hecho de que la línea no era adecuada para un tren de alta velocidad. Mientras que la portada del diario nacional Milliyet utilizaba el título: “Murieron como resultado de un acto de chovinismo”, el ex Primer Ministro Recep Tayyip Erdogan comentó el incidente de la siguiente manera: “Tales incidentes ocurren en todo el mundo”. En ese momento el Ministro de Infraestructura era el actual Primer Ministro, Binali Yildirim. El ex ministro no dimitió y permaneció en su cargo hasta 2007.

Contacto directo

Unos años más tarde, en 2007, el ex Presidente de Israel, Shimon Peres, pronunció un discurso en el Parlamento Nacional turco, convirtiéndose así en el primer Presidente israelí en hacerlo. Tan sólo dos años después, en el Foro Económico Mundial (FEM), el ex Primer Ministro de Turquía, en un debate sobre las recientes operaciones militares de Israel, se dirigió a Peres con estas palabras: “Señor Peres, usted es mayor que yo. Su voz tiene un tono muy alto. Y este tono tiene que ver con una conciencia culpable. Mi voz, sin embargo, no saldrá en el mismo tono. Cuando se trata de matar, sabe cómo matar. Sabemos cómo mató a los niños en las playas. Así que el ex Primer Ministro de Turquía recogió sus papeles y salió de la sala para regresar a su país, diciendo “Davos, para mí, ha terminado”.

Gracias a la experiencia de Davos, el líder del AKP pasó a ser “el defensor de los palestinos”, no sólo en Palestina sino también en la mayoría de los países con mayoría árabe y musulmana. Quizás también en los corazones de una gran parte de la izquierda europea. Sin embargo, menos de media hora más tarde, apareció ante las cámaras fotográficas para decir estas palabras: “Con mi discurso, no me dirigí al pueblo de Israel ni al Presidente de la República, el Sr. Peres, ni al pueblo judío. Simplemente me enfadé con el moderador del debate.”

Dificultades internas, cambio de alianzas

El año 2009 marcó el inicio de una serie de juicios maxi – Ergenekon, Balyoz y OdaTv – en los que participaron políticos, periodistas, abogados, oficiales de policía y oficiales superiores del ejército. Aunque en 2016 el sistema judicial definió los juicios como “falsos”, en su momento el ex Primer Ministro los defendió con estas palabras: “Yo soy el procurador de estos juicios”. En un acto público celebrado en Bélgica en 2009, también defendió a la fiscal Zekeriya Oz, diciendo: “Deben respetar a este importante fiscal, que ha llevado a cabo un proceso de gran limpieza y transparencia en Turquía”.

En 2015, estos maxi juicios se definieron como conspiraciones creadas por la comunidad religiosa Hizmet, una realidad liderada por el ex imán Fethullah Gulen, más tarde acusado de estar detrás del intento fallido de un golpe de estado en 2016. Debido al creciente conflicto entre la comunidad Hizmet y el gobierno después de un breve período de gran alianza, algunos personajes fueron acusados de pertenecer a esta comunidad. Zekeriya Oz también fue despedida de su trabajo, y en pocos meses se emitió una orden de arresto contra ella. El antiguo fiscal especial para maxi juicios se encuentra probablemente en Alemania.

Mavi Marmara

Obviamente no podemos olvidar el caso de Mavi Marmara. El 31 de mayo de 2010, una flotilla de activistas pro palestinos, conocida como la Flotilla de la Libertad para Gaza, transportó ayuda humanitaria y otros bienes. El objetivo principal de la expedición era intentar violar el bloqueo israelí de Gaza. Sin embargo, la flotilla fue interceptada por las fuerzas navales israelíes en las aguas internacionales del Mediterráneo y 10 pasajeros murieron y 54 resultaron heridos por la intervención militar. La dinámica de este episodio es todavía bastante oscura, pero los puntos claros son las posiciones del gobierno en Turquía.

El ex primer ministro Recep Tayyip Erdogan, en un discurso pronunciado ante el grupo parlamentario del AKP, acusó a Israel de terrorismo y continuó: “Las manos de Israel están sucias de sangre. Lo que ha ocurrido es contrario al Derecho internacional y debe ser castigado.” El 18 de julio de 2014, ante las cámaras, habló así de la interrupción de las relaciones diplomáticas: “Mientras mantenga esta posición, no puedo pensar en nada positivo con Israel. Mientras estemos en el poder no podemos tener una visión positiva de Israel.”

La autorización para continuar con la misión otorgada a la flota fue uno de los puntos débiles de la cuestión. El 16 de julio de 2014, al final de una cena rápida en Ramadán, Estambul, organizada por la Asociación Dostluk Dernegi, Erdogan se definió a sí mismo como la persona que había autorizado la misión.

Rappacificación

Con el tiempo, las posiciones del Partido para el Desarrollo y la Justicia y sus líderes han evolucionado considerablemente. En diciembre de 2015, un acuerdo bilateral cerró oficialmente la crisis turco-israelí. Israel indemnizaría a las familias de las víctimas con 20 millones de dólares, se descartarían nuevos juicios para obtener una mayor indemnización de los ciudadanos turcos, Turquía enviaría ayuda humanitaria al pueblo palestino, entregándola a los perpetradores israelíes en el Puerto de Asdod y los embajadores de los dos países seguirían llevando a cabo su trabajo como antes. El acuerdo también preveía la limitación de las actividades de Hamas en Turquía y la expulsión de uno de sus miembros, Salih El Aruri, acusado de secuestrar y matar a soldados israelíes. El último punto del acuerdo era puramente comercial y se refería a la compra de gas israelí por Turquía y su venta a Europa a través de Turquía.

Pongamos una piedra encima

En junio de 2016, al final de una cena de ayuno durante el Ramadán en el palacio presidencial, Mavi Marmara Erdogan dijo sobre el caso: “¿Oyeron al Primer Ministro por casualidad antes de llevar ayuda humanitaria de Turquía a Israel? Sin embargo, estábamos enviando ayuda humanitaria. Lo que ha hecho es un gesto de chovinismo.” El Presidente de la República de Turquía habló con estas palabras a la ONG IHH, que se encontraba entre los organizadores y patrocinadores de la flota. La misma crítica fue hecha en la televisión por el ex viceprimer ministro Bulent Arinç.

El cambio de posición del gobierno en el caso Mavi Marmara y la organización IHH puede tener varias razones, pero hay que recordar que el intento fallido de golpe de estado del 15 de julio de 2016 significó que el gobierno del AKP cambió su posición en una serie de cuestiones políticas y económicas internas y externas. Entre estos también podría estar el caso de Mavi Marmara, ya que la IHH está estrechamente vinculada a la comunidad religiosa Hizmet, acusada de estar detrás del intento fallido de golpe. En este contexto, hay que recordar que en 2014 el presidente de la IHH, Bulent Yildirim, había criticado enérgicamente la falta de reacción del gobierno del AKP durante los ataques de Israel contra la mezquita al-Aqsa en los territorios ocupados.

Estrecha colaboración

De hecho, en 2010, las relaciones entre estos dos países no se limitaron al caso Mavi Marmara. Unas semanas antes del incidente, el gobierno del AKP apoyó la participación internacional de Israel en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, a la que se había opuesto desde 2007. Mientras que el gobierno afirmaba que con este paso Israel se vería obligado a cumplir numerosos acuerdos internacionales, la Autoridad Palestina le pidió que cambiara su posición. Numan Kurtulmuş, el actual ministro de Turismo y Cultura del gobierno del AKP, en ese entonces opositor de otro partido político, describió el caso de la siguiente manera: “Este es el mayor éxito diplomático que Israel ha logrado nunca. Y esto gracias a Turquía.”

Caso Jerusalén

En un discurso pronunciado en 2017, el parlamentario nacional Eren Erdem, miembro del partido de la oposición CHP, mostró algunos documentos importantes. En las páginas relativas al acuerdo sobre el caso Mavi Marmara Jerusalén, se indicaba claramente como la capital de Israel; sin embargo, en diciembre del mismo año Erdogan lo llamó la “línea roja de los musulmanes”, hablando de la decisión de trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén.

Esta anomalía también se observó en la reunión extraordinaria de la Organización para la Cooperación Islámica celebrada en Estambul en diciembre de 2017. En la declaración final, la ciudad de Jerusalén habría sido reconocida teóricamente como la capital de Palestina, pero en realidad este reconocimiento sólo se refería a Jerusalén Este. En el texto traducido al turco, este detalle ha sido manipulado, por lo que la mayoría de los principales medios de comunicación en Turquía no han dudado en aplaudir el trabajo del gobierno.

Una relación totalmente sentimental

Hoy volvemos a hablar de las posiciones del Partido para el Desarrollo y la Justicia con respecto al Gobierno israelí. Mientras que en la mayoría de los llamados países árabes y musulmanes hay una idea colectiva de aprecio hacia el AKP y su líder, los hechos y las cifras históricas cuentan otra historia.

Por ejemplo, en 2004 la relación entre importaciones y exportaciones entre estos dos países tuvo una diferencia positiva de 601 millones de dólares de los EE.UU.; en 2017 esta cifra aumentó a 4.000 millones.

Obviamente, este volumen creciente se basa en dos pilares importantes: la energía y las armas. En 2015, un artículo del Financial Times especificaba que casi el 77% del petróleo utilizado en Israel provenía de la autoridad kurda local del norte de Irak. El punto importante del estudio fue el papel de Turquía como intermediario entre estos dos países.

Con respecto al comercio de armas, la reciente declaración de Amikan Norkin, comandante de las fuerzas aéreas del ejército israelí, puede ser útil para aclarar ideas. El 22 de mayo de 2018, Norkin anunció que Israel fue el primer país del mundo en utilizar aviones F-35 en un contexto de guerra, en la península del Sinaí en Egipto y en el territorio nacional de Sudán. En diciembre de 2016, el ejército israelí ordenó 50 aviones. Los F-35 son el resultado de una colaboración internacional en la que participan nueve países, entre ellos Turquía.

En estos días de gran tensión, fue quizás el diario nacional Haaretz el que mejor resumió las posiciones del Gobierno turco: “Aunque esté tan enfadado con Israel, el Presidente de la República de Turquía nunca ha obstaculizado el desarrollo de los negocios”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.