Después de reflexionar un poco, empezamos a reconocer
que la mayor parte de nuestro infierno se encuentra, en
realidad, dentro de nosotros.
 
Es cierto que nos suceden cosas negativas, la gente actúa
mal, y el mundo es un lugar imperfecto…
Sin embargo, cuando pensamos realmente en ello, descubrimos
que nos suceden muy pocas cosas malas, y cuando suceden
pasan muy deprisa.
 
Pero tendemos a crear un sufrimiento infinito, a través de
nuestra interpretación de los hechos y las personas, de nuestra
visión de los acontecimientos: el problema no es lo que nos
sucede, sino como lo interpretamos y nuestra relación con 
el sufrimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.