Un poema debe atrapar, ser redondo como una 
naranja, silencioso como la noche, brillante como la
superficie pulida de un espejo…como el cuarzo cristalino.
 
Un poema, debe ser ligero y corto-como el vuelo de un
jilguero-.Debe mantenerse en el tiempo.
Tiene que combatir cuerpo a cuerpo, entre los vivos
y los ausentes.
 
Debe resucitar la palabra salida de la boca, o de la
cueva donde se forma,liberándola de la tierra que la
cubre bajo el tiempo.
 
¡Se que la luna no tendrá miedo alguno, pues verá
con los ojos bien abiertos, a pesar de la ocuridad
de la noche!!.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.