Una ciudad como nunca imaginaron

0
130

París es una ciudad con la que a buen seguro cualquiera de ustedes habrá soñado en alguna ocasión y también, por qué no decirlo, fantaseado. Cuántos cursos rápidos para aprender francés lo suficiente para desenvolverse en ese viaje que aún no han llegado a realizar. Y decimos aún, porque ahora es el momento. En la ciudad del amor, como se la denomina habitualmente, no le faltarán lugares que visitar; monumentos; tiendas; cafeterías; restaurantes; viajes turísticos, y un sin fin de actividades que les obligará a llevar programado el itinerario sino quieren desperdiciar el tiempo y por querer abarcar no pueden ver algo de lo mucho que les ofrece la ciudad. No solo encontrarán páginas sobre la villa, sino multitud de blog de afortunados viajeros que desean compartir su fortuna con otros y animarlos a realizar ese viaje pendiente.

Piensan en disponer del tiempo necesario, aunque París bien merece una escapada aunque sea de un día. Pero ideas hay muchas y para aquellos afortunados con tiempo encontrarán incluso quien les aconseje casi cien cosas que hacer, aparte de las que se les irán ocurriendo y ya llevarán previstas.

Cuando por fin se animen a ir, deciden que para la primera visita hay que ir de monumentos; o visitar algún barrio de los muchos siguiendo los consejos de amigos y conocidos que estuvieron allí ya: quizás el barrio latino; o la Île de la Cité; y ¿por qué no el famosísimo barrio de Montmartre?; ¿Y si elegimos por nuestra cuenta uno de los muchos barrios de París? las dudas no harán más que aumentar. No es sencillo escoger cuando hay tantísimo y de tanta calidad y belleza.

Pero existe un París alternativo con lugares secretos que les permitirá conocer una capital insólita y donde las rutas turísticas habituales no pasan. Y si piensan en compras dónde mejor que en la capital del Sena encontrarán todo lo que quieran. Pero hay otra forma de comprar y visitar lugares de ventas donde el lujo y el glamur de las grandes marcas no encarecen la mercancía. Lugares que bien merecen una visita solo por visitarlos. Son los conocidos y famosos mercadillos de París. A quién no le gusta curiosear entre los tenderetes de estos mercados buscando cualquier objeto, cachivaches que tenían olvidados y que en ocasiones algunos no saben ni para qué se usaban. Quién no ha soñado con encontrar alguna obra original de un afamado artista o quizás ese tesoro que oculto en algún objeto que les llamó la atención.

No dejen de visitar estos lugares maravillosos y de ensueño donde el pasado revive de la mano de sus comerciantes y donde encontrarán parte del suyo propio en objetos que quizás ya tenían olvidados. Visiten descubre París y comprueben que hay mucho que ver y disfrutar en la Ciudad de la Luz y el Amor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.